Publicado: 13 de Diciembre de 2013

El juicio rápido tiene la ventaja para el acusado de que la pena va a ser rebajada en sentencia un tercio partiendo de la petición del Ministerio Fiscal, lo que exige que previamente el imputado se reconozca culpable. Ahora bien, ésto que en principio atrae al imputado, porque es una rebaja de la pena, además de una forma de terminar el procedimiento judicial, lo que vuelve a ser otro atractivo, tiene por otro lado la desventaja de que podría en caso de no confesarse culpable, e ir a la vista oral a defender la inocencia por razones de fondo o de for,ma, de lograr finalmente una sentencia absolutoria en primera o segunda instancia. Se trata de un hecho frecuente, por lo que se ha de valorar de calma y precisión siempre toda conformidad con la acusación, más aún cuando además frente a la sentencia de conformidad no cabe interponer ningún recurso. Corresponde al Abogado con su conocimiento del Derecho y lo que enseña la experiencia, aconsejar al cliente una vez se conoce con exactitud todas las circunstancias y datos del procedimiento judicial.