En ocasiones se comparece al juicio tanto en calidad de denunciante como de denunciado, lo que exige mayor atención para lograr la absolución propia y la condena del contrario, lo que comporta por ejemplo tener que acreditar la autoria de las lesiones sufridas así como demostrar que las del contrario abodecen a su propia acción, aunque disponga de informe médico. Así ha ocurrido en la sentencia que se adjunta, dando la razón por las pruebas planteadas amén de bien articuladas para evitar toda confusión pretendida de contrario en único ánimo de estrategia de defensa.

Publicado: 3 de Diciembre de 2014 a las 11:16